Nosotros

Granelera Ecológica Cooperativa

En el año 2011,productores familiares ecológicos de la zona Oeste de Montevideo Rural deciden iniciar una experiencia colectiva de producción de granos (trigo y maiz) para procesarlos y obtener harinas para consumo humano.

Como resultado de esta iniciativa y a partir de las experiencias y aprendizajes de su ejecucion, se funda en 2012  la Granelera Ecológica Cooperativa (GRANECO) y se definen los tres pilares básicos en que se apoyara el desarrollo de la experiencia:

Producción Familiar y Agroecológica

Dos conceptos inseparables, que juntos nos permiten desarrollar una visión holística del proceso de producción de alimentos. solo utilizamos semillas nacionales y cuando es posible, producidas en los predios de los agricultores.

Cooperativismo y Asociativismo

El no tener el lucro como objetivo, nos permite integrar otros valores y objetivos, como la equidad de género, la de brindar oportunidades a los jóvenes y la de repartir los beneficios equitativamente, sin tener en cuenta los montos de aportes individuales al capital social.

Integración de la cadena de valor

Graneco impulsa y promueve las Cadenas Cortas con la menor participación de intermediarios innecesarios. Queremos que lo producido como alimento llegue a quien lo consume como alimento, sin que nadie pueda transformarlo en MERCANCIA

Producción Familiar/Agroecológica

Para nosotros, estos dos conceptos son inseparables y juntos nos permiten desarrollar una visión holística del proceso de producción de alimentos. Los Agricultores Familiares son responsables de la producción del 80% de los alimentos que componen la dieta de los uruguayos. Cuando además, adoptan practicas Agroecológicas, se convierten en actores fundamentales para lograr la Seguridad y Soberanía Alimentaria.

El acceso a los Bienes de la Naturaleza necesarios para el proceso de producción, debe ser visto como un derecho no solo de quienes los «trabajan» sino fundamentalmente de quienes los respetan, los cuidan y los utilizan para lograr la seguridad y soberanía alimentaria del país. En nuestro caso estos objetivos significan un desafío permanente que requiere de mucho esfuerzo, mucha creatividad y de una mirada autocritica constante para detectar errores y corregirlos a tiempo. La lucha por lograrlos es el motor que dinamiza el desarrollo de nuestro proyecto.

 

La selección de los materiales genéticos utilizados en los cultivos es un elemento determinante, por lo cual solo utilizamos semillas nacionales y cuando es posible, producidas en los predios de los agricultores. La innovación tecnológica, el desarrollo de herramientas y procesos adecuados, en la producción primaria y en la industria son parte fundamental de la Cooperativa. Es mediante la incorporación de estas alternativas tecnológicas que lograremos el desarrollo de nuevos productos y la mejora de los que ya producimos. Buscamos ofrecer las mayores garantías acerca de la calidad e inocuidad de los alimentos, por lo que realizamos periódicamente análisis de las semillas y de los granos utilizados. Estos análisis son realizados en el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y en la Facultad de Química, también cumplimos con todos los requisitos de la Dirección de Bromatología, estando nuestra planta industrial y nuestros productos habilitados por la misma. Hemos iniciado con la Red de Agroecología (Programa de Certificación Participativa) los trámites para obtener la certificación de los cultivos y de los procesos industriales. Estamos convencidos de la necesidad de desarrollar y consolidar este modelo alternativo de producción de alimentos, frente al modelo dominante del agronegocio. Para ello asumimos nuestro compromiso y esperamos lograr el de otros actores que se identifiquen con la propuesta de que es posible «PRODUCIR SIN MATAR Y COMER SIN MORIR»

Cooperativismo y Asociativismo

Desde el inicio, hubo consenso unánime en que la forma jurídica que mejor se adaptaba a nuestro proyecto era una Cooperativa. En una economía capitalista donde prima la lógica de la acumulación privada de capital y ganancias, las Cooperativas son una opción viable de gestionar una empresa, bajo principios de acumulación y propiedad social.

El no tener el lucro como objetivo, nos permite integrar otros valores y objetivos, como la equidad de género, la de brindar oportunidades a los jóvenes y la de repartir los beneficios equitativamente, sin tener en cuenta los montos de aportes individuales al capital social.

Las decisiones se toman en forma colectiva asegurando la participación de todos los cooperativistas en igualdad de condiciones. La solidaridad, es el principio que guía y fortalece el relacionamiento entre todos los involucrados en el proyecto, sean o no socios de la Cooperativa La integración a la misma es libre y abierta, con el único requisito de asumir todas las obligaciones y compromisos que emanan de sus Estatutos y las normas y reglamentos internos que al momento hayan sido elaborados y adoptados. El asociativismo nos ha permitido generar estrechos lazos de relacionamiento con otros actores sociales con los que compartimos las mismas visiones y valores. Como ejemplo de esto el Acuerdo de Trabajo con la Red de Semillas Nativas y Criollas, ha generado las condiciones necesarias para la producción, conservación, mejoramiento e intercambio de semillas y materiales genéticos así como los conocimientos asociados a las mismas. También compartimos con los productores de la Red herramientas, maquinarias de siembra y cosecha y lo que no es menor el asesoramiento, del mismo Equipo Técnico. Junto con la Red de Agroecología, la Red de Semillas, el Programa Uruguay Sustentable y Redes Amigos de la Tierra, estamos trabajando en la elaboración de un Plan Nacional de Agroecología que será presentado ante el MGAP y otros Organismos e Instituciones estatales y departamentales para su aprobación y puesta en marcha Valoramos muy especialmente, el trabajo conjunto con Asociaciones de Consumidores, Slow Food, Camino Verde, La Cooperativa de Educadores Aperea,la Unidad de Montevideo Rural y la UdelaR entre otros. Esto nos ha permitido realizar y participar en muchas actividades de capacitación, ferias, exposiciones, talleres de debate y seminarios. En lo productivo, a partir del 2014 y con el objetivo de ampliar la superficie de cultivos para asegurar la mayor disponibilidad de granos , hemos establecido las bases de un sistema «asociativo» para producirlos. Agricultores ecológicos de Canelones (Sauce y el Santoral) se asociaron mediante Contratos de Producción con Graneco. Estos Contratos, que especifican las condiciones de los cultivos, fueron elaborados en forma participativa, por los agricultores y Graneco y comprenden a todos los agricultores (cooperativistas o no) que se integren a los planes de siembra de cada zafra. Así fue con el maíz y así será en el futuro con el trigo y otros cultivos que se vayan incorporando. El éxito de esta primera experiencia, nos permite estar planificando aprox. 100 Has- de siembra de cultivos de invierno con la participación de muchos nuevos Agricultores interesados en la propuesta.

Integración de la cadena de valor en la Cooperativa

Las economías de mercado tienen la característica de que en ellas «todo» se convierte en una mercancía cuyo precio se fija mediante las leyes de oferta y demanda imperantes en el mercado.

Es así como se generan «cadenas de valor» con muchos intermediarios entre el productor y el consumidor. A esto se denomina técnicamente como Cadenas Largas y son las responsables de la injusticia entre lo que recibe el productor y lo que paga el consumidor.

 

 

Por el contrario Graneco impulsa y promueve las Cadenas Cortas con la menor participación de intermediarios innecesarios. Es decir que en la fase de producción primaria, Graneco procura acceder a todos los insumos, en forma directa. Lo mismo ocurre en la fase industrial. Mediante este procedimiento la Cooperativa reduce sus costos y asegura la maximización de sus propias capacidades. Una vez obtenido el producto final (en nuestro caso harinas) se distribuye mediante una red de comercios de cercanía -todos ellos involucrados y comprometidos en ofrecer alimentos sanos- promoviendo hábitos de consumo saludables y responsables entre sus clientes. De esta manera nuestros clientes, son nuestros «socios» en la tarea de lograr que lo que se produce como ALIMENTO llegue a quien lo consume como ALIMENTO, sin que nadie pueda transformarlo en MERCANCIA